The Fall of the Sapphire Throne

Part Final

bamboo_forest_spirits_by_sheer_madness-d729ud9.jpg

The Lost have existed almost as long as the Empire itself. When Fu Leng launched the First War and brought the Taint surging into the Empire, countless men and women, commoner and samurai alike, were consumed by its sinister power. Most of them became madmen, raving beasts who turned on their fellow Rokugani with all the fury that Jigoku could grant. The tales of the First War are full of stories about these cackling lunatics, who fought without the slightest hint of self-preservation and whose behavior was more bestial than the goblins and ogres who joined them on the field of battle. But even in those earliest days, there were a few fallen mortals who became… something more.

Tales spread in the ranks of the Empire’s armies, tales of samurai who had vanished in battle only to reappear fighting for the other side. Tales of wives killed and devoured by husbands who seemingly had returned home safely from battle. Tales of warriors who followed Fu Leng more loyally than they had ever served the eight Kami. At first, the Rokugani blamed such horrors on Fu Leng’s terrible magical powers. None of them, not even the Kami themselves, truly understood the nature of the Shadowlands Taint or the profound and terrible corruption it wrought on those it consumed. Indeed, Fu Leng’s own transformation into a being of evil baffled many of his siblings, especially Shinjo, who made futile efforts to reach out to the brother she remembered.

Only gradually as the First War progressed did the Rokugani come to understand that some manner of evil power was spreading with Fu Leng’s army, causing dead men to rise again and living men to turn to madness. By the time the Seven Thunders rode forth to confront Fu Leng, they knew to protect themselves with jade and to behead their fallen to prevent the corpses from rising once again. After the battle with the Dark Kami was finished, the Crab Thunder Hida Atarasi took the heads of his fallen comrades, then stayed to fight the creatures of the Shadowlands while Shosuro fled back to the Empire with the twelve Black Scrolls that held Fu Leng’s soul.

Atarasi never returned to Rokugan. Some accounts claim he fought a long battle that lasted for weeks or months, while others suggest he fell quickly, within minutes of Shosuro’s departure. What is certain is that Hida Atarasi, the greatest hero of the Crab Clan, finally succumbed to the Taint and became Lost, the first hero of the Empire to meet such a fate. He stalked through the Shadowlands, slaughtering all those who fell into his path, raising their bodies to serve him as undead. With time, rumors of his fate reached the Empire, and almost two centuries later his father Hida finally entered the Shadowlands in search of his fallen son. The two met in epic battle. Supposedly Hida finally slew his son, outliving the battle long enough to entomb Atarasi’s remains along with the bones of the other Thunders before finally perishing and ascending to Tengoku.

After the end of the First War, the Shadowlands remained weak and divided for many years. Most of those mortals who fell to the Taint continued to become short-lived ravening madmen. Atarasi’s dark fate was known to few outside of his own family, and none in the Empire as a whole. The stories of those samurai who had joined the enemy and fought at Fu Leng’s side became blurred by time and forgetfulness.

As a result, most Rokugani had little idea that the Lost even existed. With time the Shadowlands threat would begin to rise once again. During the fourth century, a fearsome attack on the Crab would force Emperor Hantei Fujiwa to march forth with the Imperial Legions and join with the Crab to turn back the invasion. In the eighth century the terrible invasion by the army of the Oni Lord known simply as the Maw would likewise draw the Empire’s attention. But in these cases the invading forces consisted chiefly of oni, goblins and other beasts, and undead. The Lost played little to no role in these incursions, for their numbers were still sparse. Thus, Rokugan as a whole remained ignorant of the Lost and their capabilities.

At the climax of the past century era known as the War Against the Darkness, the Empire sent a huge army into the Shadowlands to confront the Lying Darkness in the ruins of the ancient troll city of Volturnum. Although the army ultimately triumphed against the forces of the Darkness, hundreds and then thousands of samurai succumbed to the Shadowlands Taint. Perhaps Jigoku sensed an opportunity here, for an unusually high proportion of these fallen samurai became Lost rather than simply degenerating into crazed madmen. Abandoned within the Shadowlands by their un-Tainted brethren, this large new group of Lost would become the seedbed of a dangerous new threat to the Empire.

Many of the Lost had already made a practice of aping the ways of samurai within the Shadowlands – building “samurai houses” of bone and tanned skin, enlisting zombies to labor as peasants, and similar madness. When their numbers swelled after Oblivion’s Gate, they continued to ape the rituals and conventions of their former samurai life, forming scattered communities within the Shadowlands. All they lacked was a leader – and that was supplied to them a few years later, in the form of the Dark Lord Daigotsu.

daigotsu_2.jpg

Daigotsu’s origins were obscure, and for many years only a few of his closest allies knew that he was descended from the Hantei bloodline, born to an Empress who had been kidnapped by the Bloodspeaker Cult. Daigotsu spent many years in Jigoku, absorbing its dark power and learning the ways of maho at a level few other mortals would ever match. His exact nature and capabilities remain a mystery to the Rokugani – for example, he seems to show more self-will than almost any other Lost, to the point of exhibiting what appear to be positive human emotions like love. There are even rumors he may have somehow lost or given up his Taint for a time, presumably regaining complete free will and control of his actions, yet remaining loyal to Fu Leng. Perhaps the fact that Daigotsu specifically worshipped the Fallen Kami, rather than serving Jigoku more generally, is part of the explanation for such peculiarities.

Daigotsu_2.jpg

Whatever his nature, when Daigotsu returned to Ningen-do he immediately began to gather and organize the Lost, forming them into a larger society. Building on the twisted pseudo- culture the Lost had already begun to construct, Daigotsu forged them into a dark and perverse reflection of the Empire which they could no longer inhabit. And as their home he created the City of the Lost.

Located deep within the Shadowlands, the City of the Lost was designed, built, and organized to closely resemble a Rokugani city, even to the point of having a palace and court, as well as more basic social conveniences such as tea-houses and inns. A great temple was raised to Fu Leng, the Ninth Kami, and Daigotsu proclaimed the Lost would worship him in the same way as the Rokugani worshipped their own Kami.

Whether the Lost truly comprehended all that Daigotsu demanded of them is unknown, but they certainly proved quite willing to obey his commands and organize their society on the lines he laid down.

Daigotsu_4.jpg

A handful of Rokugani eventually discovered and visited the City of the Lost. They were horrified by this strange and perverted version of the Empire’s society, a place where Lost samurai ate meals with chopsticks of bone and created “art” from the flesh of living human prisoners. Daigotsu even commanded the Lost to marry and raise children, swelling their numbers by natural reproduction to supplement the more conventional method of corrupting the Rokugani.

Also, Daigotsu has allied with the Tsuno, corrupted Kitsu (one of the five founding races)

Tsuno_House_Guard.jpg

Celestial Sword of the Lion (Shinrai)

Created by the Fortune of Steel to replace the Ancestral Sword of the Lion when it was returned to the Heavens, Shinrai, the Celestial Sword of the Lion, has seen a great many wars and far more bloodshed than one of its former owners intended. Matsu Nimuro originally treated it much as the Ancestral Sword of the Lion, presenting it to Toturi I as a symbol of the Lion’s fealty to the Emperor. Toturi returned the blade to Nimuro, saying he could only accept the blade when the Empire was truly at peace. Though the Matsu Champion was never able to return Shimai to the Imperial City, he handled it with great care and only drew it against the forces of the Shadowlands and in the few battles in which he knew he might have to personally face a Clan’s Champion. It was this careful handling of the blade that kept it from being lost when the False Nimuro died in battle against Moto Chagatai during the Battle of the Rich Frog.

Nimuro was known for his prowess in battle and his ferocity, so it is ironic that the blade has been in more battles under the care of Ikoma Otemi and Matsu Yoshino, Nimuro’s son, than with the former Lion Champion.
Yoshino currently holds the blade at all times, hoping to use it to avenge his father’s death. Yoshino promised
Chagatai to defeat him on the grounds of Shiro Moto a year after the Khan’s attack on Toshi Ranbo, and he fervently hopes Shinrai will taste the Unicorn Champion’s blood and avenge his father.

•Treat Shimai as a katana with a DR of 4k4.
•Wielding Shinrai grants a bonus of 2 Ranks in the Kenjutsu skill, and also grants the Katana emphasis if the wielder does not have it already.
•In addition, the swords grants a bonus to the wielder’s Initiative Rolls equal to his Honor x5.
•Against opponents with a lower Honor Rank, the Celestial Sword of the Lion grants an extra attack per round, and this effect stacks with other effects and Techniques that grant extra attacks.
•Wielder cannot use its magic if he has not sworn allegiance to the Lion.
•If used to attack a lion samurai, it deals damage to attacker (unless he is also a Lion samurai)

bamboo_forest.jpg

Spider_Daigotsu.jpg

View
Part 8 - The Battle of Beiden Pass

Hida Tsuneo

Crab.jpg
-
-
-
-
-
Emerald Champion -Kitsuki Jiro

dragon_Kitsuki_Jiro_2.jpg

-
-
-
-
-
Collapse of Beiden Pass

collapse_of_beiden_pass.jpg
-
-
-
-
-
Creation of the Dark Oracle

Final___L5R_CCG_by_Shockbolt.jpg
-
-
-
-
-
Daigotsu

daigotsu_2.jpg
-
-
-
-
-
The Oblivion Gate

Kisada_s_Return.jpg
-
-
-
-
-
Hantei XVI, the Steel Chrysanthemum

Hantei_XVI_2.jpg

View
Part 7 - The Seven Shrines Mountains

escaneo1.jpg

Llegada a las librerías prohibidas de Zanzhin

escaneo2.jpg

http://grooveshark.com/playlist/L5R/95077307

View
Part 2 - Treacherous Terrain

Las noticias que le esperaban en el castillo Akodo le habían tomado completamente por sorpresa. La carta que le había entregado el mensajero Unicornio era breve, pero el efecto que había tenido sobre él no se había hecho esperar. Maeda Oroko le informaba de que acababa a ser padre, y que pese a las presiones recibidas no le ha revelado a nadie su nombre.

Akodo Miike se apresuró a pensar en un plan para ir a visitar a la samurái-ko y a su hijo sin desvelar que él era el padre. Pensó que podría a visitar a algunos de los participantes del torneo topacio, con motivo del inminente aniversario desde la ceremonia de Gempukku. Decidió empezar por el Fénix, Isawa Tsutakito le debía un favor, pues había salvado su vida durante la gran cacería, y seguro que podría ayudarle a cruzar las tierras Dragón para llegar hasta las del Unicornio.

Cuando pidió permiso para viajar al norte, Akodo Gintaku le encargó una misión, había un par de Fénix, magistrados de Jade que pedían escolta de vuelta a sus tierras. Debía encontrarse con ellos en la aldea del Héroe Reinstaurado. Matsu Chigitsu se ofreció a acompañarle.
Gates_of_the_Second_City.jpg


Una vez llegan allí, encontrarles resulta fácil. El templo al deber, dedicado al héroe Ikoma Teidei es el lugar más probable, y allí los encuentran, discutiendo sobre cómo proceder. Tras las presentaciones queda claro que son tío (Asako Kato) y sobrina (Asako Ryoko), y que tienen una información importante que debe llegar al Campeón de Jade. Han descubierto la existencia de un culto de Portavoces de Sangre (Bloodspeakers) en las montañas, entre las tierras del León y la Grulla, pero el inquisidor veterano debe atender a una urgente llamada en la ciudad de la Rana Rica, y teme por la vida de su sobrina, que es la encargada de entregar los informes. Asako Kato prepara papeles de viaje para todos, y se ponen en marcha al día siguiente.

Apenas salen de la aldea (Mura Sano Eiyu ni Suru), un peculiar monje se les une. Su nombre es Hitomi Fuguki, y porta un extraño tatuaje del pez globo que le permite leer mentes (y que le ha llevado a una situación de trastorno permanente). El monje insiste en que su destino es el mismo, y cuanto más se acercan a la ciudad de Oiku (siguiente parada), más se convencen de su locura.

La ciudad de Oiku alberga una de las fortificaciones León más importantes del norte de su provincia, pero con sus papeles de viaje en regla no tienen problema para visitarla. Al acercarse a la ciudad empieza una fuerte lluvia, así que deciden buscar cobijo rápido.
Una vez resguardados en una posada, conocen a un refinado Grulla que se presenta como Kakita Umasu. Un joven apuesto que les deja claro lo contrariado que está por haberse empapado. Les dice que va hacia el norte (a un festival en las tierras Dragón), pues es un maestro del arreglo floral (Ikebana). Acceden a compartir con él la parte del camino que tienen en común. Pero antes de retirarse a dormir, aparece en escena un hombre que ya había estado presente en la posada de la aldea del Héroe Reinstaurado: Tonbo Ukiya, un shugenja Dragón.

El empapado samurái comienza una torpe declaración de amor hacia Ryoko, quien parece abochornada y enfurecida. Una vez echan al pretendiente, Matsu Chigitsu le sigue, para ver como al poco abandona la ciudad en su poni. La escena fue seguida con mucho interés por los comerciantes y otros viajeros de la posada.

La siguiente jornada comienza tranquila, compran ropas para la lluvia y el barro (el apuesto grulla se muestra encantado de no echar a perder sus ricos ropajes), y salen temprano. La carretera hacia el norte está plagada de comerciantes que aprovechan el comienzo de la primavera para reanudar sus operaciones comerciales, detenidas durante el duro invierno, y los cinco viajeros avanzan compartiendo historias por el camino. El Grulla parece un tanto incómodo por las locuras del monje, y decide ignorarlo en la medida de lo posible.
Ya casi está atardeciendo cuando llegan al Puente del Poderío del León. Una enorme construcción que se ha levantado apenas hace una generación, para permitir el paso de las tropas León en su conquista de los territorios del clan de la libélula. Antes de cruzar se encuentran con un recaudador de impuestos y dos guardias Ashigaru (campesinos con lanzas), pero como no son comerciantes no les ponen trabas para pasar.

bc767ca647237da402bfe6a98a9485b6.jpg

Ya están a mitad del puente cuando aparece una repentina niebla, de la cual surge Tonbo Ukiya tratando de secuestrar a la joven Ryoko mediante su magia. Akodo Miike cercena el brazo con el que agarra a la inconsciente joven, pero apenas tiene tiempo de reaccionar: una extraña situación se desarrolla en la caseta del recaudador de impuestos, que junto con los guardias ha muerto a manos de un hechicero oscuro (maho-tsukai) que se hacía pasar por mercader. Antes de que puedan reducirlo, Kakita Umasu se pone a rebuscar entre las ropas de la inconsciente Fénix tratando de robar el informe que porta para su señor. Mientras Akodo Miike lo impide, el monje empieza a aullar de dolor, y Matsu Chigitsu es atacado por la magia oscura del mercader.

Kakita Umasu revela que no es un hombre, al verse superado por Miike y saltar del puente hacia el rio, dejando atrás sus lujosas ropas de Grulla. Matsu Chigitsu se retuerce de agonía, pues un demonio le ha robado el nombre y trata de entrar en este mundo a través de su cuerpo…

El malvado hechicero (de nombre Toru) trata de usar su oscura magia contra Akodo Miike, pero aunque está alimentado por una magia que le otorga una fuerza siniestra, sus poderes comienzan a abandonarle y finalmente es reducido. Más tarde confiesa ser el único superviviente del culto de Portavoces de Sangre que eliminó Asako Kato hace unas semanas, y ahora trataba de vengarse matando a su sobrina ayudado por un kansen (espíritu malvado). Los papeles que porta y la historia que cuenta coinciden, es un mercader al servicio de la familia Yasuki, vasallos de la Grulla al sur de sus tierras (en la frontera Grulla-Cangrejo). Matsu Chigitsu lo ejecuta, está enfurecido porque el demonio que ha invocado trata de poseerle, y es consciente de que ha arruinado su vida como samurái para siempre.

Bloodspeaker_by_JasonEngle.jpg

Sin embargo, algo siniestro sale del interior del hechicero al morir, reanimando los cadáveres de los soldados muertos, y un nuevo combate se hace inevitable. Aunque los “retornados” parecen inmunes al dolor, al final son cortados en pedazos por Miike y un afectado Chigitsu. Queman todo resto de corrupción y siguen adelante, tratando de llevar al amputado shugenja Dragón a un pueblo antes de que sucumba a las heridas.

Ya es bien entrada la noche cuando llegan a la aldea de Toi Koku, explican lo sucedido con el shugenja Dragón a las autoridades locales, y gracias a la persuasión de la joven Ryoko evitan otro conflicto (los samuráis locales eran miembros del extinto clan de la Libélula, y no miran con buenos ojos a Akodo Miike ni al monje), mientras, Matsu Chigitsu se esconde en el bosque cercano para pasar la noche, pues es consciente que su mutado aspecto podría ponerles en un apuro. Hitomi Fuguki bebe sake, y su trastorno se agudiza, pero finalmente Miike logra calmarlo antes de que la situación explote.

Tan pronto como recupera la consciencia, el avergonzado Dragón pide cometer sepukku para limpiar su honor. Miike le hace esperar, y tan pronto como al día siguiente llega un magistrado local y todo es dispuesto, el Akodo le decapita para evitarle mayor sufrimiento (pues realizar sepukku con una sola mano le resulta bastante difícil).

Abandonan Toi Koku y continuan su viaje durante casi una docena de días más sin nuevos incidentes, hasta que finalmente llegan a la fortaleza del Roble Pálido. De nuevo Matsu Chigitsu decide esperar escondido en los bosques, y tiene que huir y esconderse de las tropas de los inquisidores cuando Akodo Miike relata al secretario del Campeón de Jade los terribles hechos que les han sucedido durante el viaje.

Finalmente, descubren la forma de detener la transformación demoniaca de Matsu Chigitsu: el Té de Pétalos de Jade que fabrican los Monjes del Loto de Jade. A Hitomi Fuguki tendrán que borrarle el tatuaje para devolverle la cordura. Gracias a la ayuda de Isawa Tsutakito y su venerable maestro descubren los remedios y reciben una pequeña muestra.

Thunder_Dragon_Bay.jpg

Usando pasadizos secretos desvelados por sus nuevos aliados logran escapar de la ciudad de los inquisidores en un barco de contrabandistas. Más tarde recogen a Matsu Chigitsu en una cala a las afueras de una aldea pesquera al sur de la ciudad donde el deformado Chigitsu habla a solas con Isawa Tsutakito y le hace una confesión: está maldito y solo le queda una opción, abandonar su nombre y su vida como samurái, cubriendo para siempre su demoniaco rostro con una máscara. Cumplirá la deuda de vida que tiene con Akodo Miike y le serviría como Yojimbo con un nuevo nombre: Noburo.
Pese a sus “diferencias” en el pasado, el Fénix ha perdonado al violento León, que le pide un último favor: que devuelva su espada a su familia, y les comunique su muerte para que puedan olvidarle para siempre.


Un barco se aleja hacia el sur en la noche. Sobre la cubierta, las figuras de Noburo y Miike se recortan contra el horizonte oscuro, apenas unos rayos de luna les iluminan mientras el barco surca las olas rumbo al Monasterio de Loto de Jade.
Pasan los minutos y permanecen en silencio mientras el Akodo saca las muestras del Té de Pétalos de Jade y corteza del Roble Blanco y comienza una ceremonia del té muy especial. Es la primera de muchas si quieren evitar que Noburo se termine de transformar en una criatura sombría…
NoahBradley_Kalanis-Landing.jpg

View
Interlude

Ha pasado casi un año desde que terminara el torneo topacio, y el invierno se retira perezosamente de las tierras del imperio. Akodo Miike debe volver a las tierras de su clan. Su amigo Matsu Chigitsu ha venido a buscarle para llevarle a casa, pues un misterioso correo unicornio le espera allí con un mensaje que se niega a entregar a nadie más…
NoahBradley_halls-of-memory.jpg


El joven ha crecido mucho en ese año, sobre todo en sabiduría y fuerza interior. Recuerda la última vez que estuvo en su casa, en el Hall de los ancestros León. Fue en la ceremonia de enterramiento del campeón del clan a quien vio morir en sus brazos. Esto le evoca la audiencia posterior, en la que consiguió convencer a Matsu Nimoro para que le dejara hacer de embajador en las tierras de la Grulla. Siempre sospechó que el joven campeón prefería alejarlo de su vista, pues la memoria de la fatídica noche del asesinato de su padre siempre le acechaba cuando estaba en presencia de Akodo Miike.
Ahora duda si al regresar a su tierra será bien recibido, pues también recuerda como su sensei no le perdono el abandono de la escuela Akodo (y se sintió especialmente agraviado por tratarse de una escuela Grulla).
Hall_of_Ancestors.jpg


Sin embargo, le cuesta abandonar su nueva familia. Aunque de alguna forma siempre ha sido un extraño (casi un enemigo para algunos de sus compañeros de escuela), nota que ha aprendido mucho de su nuevo maestro. Kakita Saburashi es un excelente sensei, no solo con la espada sino que ha sido un ejemplo de virtud y modestia, y con él ha pulido su mente y honor. Él le ha enseñado la similitud entre esgrima y caligrafía, y ha hecho surgir la llama de la vía de la perfección en su interior…


También le cuesta separarse de Kakita Amiko, que siempre ha estado a su lado en el entrenamiento y le ha obligado a esforzarse al máximo para mantenerse a su ritmo. Le duele ver como una joven tan bella está cegada por admiración a su sensei, cuando el maestro es un asceta que jamás podrá corresponder sus sentimientos. No es tan solo que la diferencia de edad entre ellos sea más del doble. La barrera que los separa se debe a que el maestro se ha entregado al perfeccionamiento interior de una forma que le aisla de los demás, y de alguna forma Miike nota que cuando venció a la joven en el torneo topacio, una grieta insalvable surgió, separando al maestro de la alumna. Sin embargo, la joven nunca le ha reprochado aquella derrota, y si acaso solo ha hecho que se esfuerce todavía más en las lecciones de su sensei. Todos estos pensamientos le asaltan mientras recoge sus cosas, y piensa si alguna vez volverá a verles, o si cuando lo haga serán sus aliados o sus enemigos…
Crane_Samurai-ko_2.jpg

View
Part 1 - Tournament of the Topaz Champion

Rokugan, año 1499.

La primavera ha llegado al fin a las tierras del imperio, y el joven Akodo Miike se encuentra fuera de las tierras del clan León, viajando solo por primera vez. Su destino es la aldea de Tsuma, una población de la Grulla donde todos los años se lleva a cabo el torneo Topacio – una ceremonia de Gempukku en la que compiten los mejores candidatos de todos los clanes.

El emperador ya ha honrado este campeonato en 2 ocasiones anteriores desde que lo descubriera accidentalmente en uno de sus viajes. Desde entonces la popularidad del mismo ha crecido mucho, y se considera el más importante de los ritos de Gempukku de todo Rokugan. A el asisten solo los mejores de cada generación, aquellos en los que se confía que serán los líderes del mañana de cada clan… Y el ha sido seleccionado por su sensei para representar ala familia akodo y el clan León en esta edición.

Todos estos sueños pueblan su cabeza mientras recorre los verdes campos primaverales de las fértiles tierras Grulla, cuando, al girar distraido una curva en el camino, choca con un viejo campesino que torpemente cae al rio que bordea el camino al tratar de esquivar al samurai. Unas grullas cercanas siguen comiendo en el rio, y no parecen inmutarse por el accidente.
NoahBradley_Midday-Shadow-Court.jpg


- Tras ayudar al anciano se produce un encuentro inesperado, y bajo los calidos rayos del atardecer el viejo invita a Miike a una ceremonia del té que no podrá olvidar. Tras hablar del Bushido y de los heroes del imperio, se despiden, pero no antes de que el anciano (que realmente es Megumi, Fortuna de la guía heroica), le haga un regalo: una magnífica katana que decía “llevar para su señor”.

- Tras la llegada a Tsuma, se presenta a la mayoría de los participantes en la posada de la carpa sonriente.

- Después visita la escuela de duelistas de la Grulla, donde Kakita Amiko le hace un tour del dojo.

- Visita a la tienda de curiosidades del clan unicornio: y compra un extraño silbato (reclamo de aves de origen Gaijin).

- Al dia siguiente llega de la comitiva imperial: El emperador Toturi XII, sus hijos mayores Hatsu y Kobashi, la pequeña Toturi Chisa y el Heraldo imperial: Miya Shikan

- Les acompaña la comitiva Grulla: El campeon del clan Doji Sarutomo, su madre O-Doji Koneko, y el maestro Kakita Saburashi, un ascético bushi del que se rumorea que es el mejor duelista del imperio, y rechazó el puesto de Campeón Esmeralda tras ganar el campeonato (ofreció su Sepukku al emperador…)

- Cierra el cortejo el clan León: El campeon del clan y actual Campeón Esmeralda Matsu Hoketsaku, su hijo Matsu Nimoro, y el Daimyo del clan Akodo, Akodo Gintaku.

Miya Shikan y Kakita Saburashi hacen las presentaciones oficiales. Es la tercera vez que el hijo de los cielos honra el campeonato con su visita, y las perspectivas de esta edición son muy grandes…

Esa primera noche hay una cena y recepción oficial en la academia duelista.

- Comienzan las pruebas a la mañana siguiente: Sumai (lucha), Heráldica y Atletismo. Por la tarde, las pruebas de Hípica y Conocimientos (leyes, etiqueta y bushido) cierran la jornada.

- La primera noche ya comienzan los incidentes: una disputa entre los shugenjaTamori Ryuko eIsawa Tsutakito está a punto de terminar en un duelo ilegal, pero Akodo Miike lo interrumpe a tiempo. Hay una gran juerga en la casa de sake de la aldea “El agua envenenada”, y los hijos del emperador se unen a los competidores animando la fiesta. Akodo Miike termina en un reservado con Maeda Oroko, donde el joven león conoce su primera noche de pasión.

- Al día siguiente continúan las pruebas: Torneo de armas, competición de poesía y la prueba de Gó por la mañana, y la prueba de habilidades cortesanas y la gran cacería por la tarde. De nuevo está a punto de suceder la tragedia cuando Matsu Chigitsu está a punto de matar a Isawa Tsutakito en los pantanos… otra vez Akodo Miike salva la situación, y aunque resulta herido, gana la prueba en un esprint final contra Matsu Nimoro.

- Tras el baño en el ofuro y un pequeño descanso, hay una cena programada en la academia para dar la enhorabuena a los que han superado la prueba del Gempukku. Durante las celebraciones puede verse a Doji Sokoji (un recién llegado cortesano grulla), descontento por el papel de su hijo Doji Keitomaru. También percibe que los escorpiones se acercan a él para hacerle una oferta y Miike interviene…

- Sin embargo, la celebración es enturbiada por el asesinato de Matsu Hoketsaku a manos del traicionero ronin Kenji, quien ha engañado al campeón León para salir al jardín y le apuñala con un tanto envenenado a la voz de “…En nombre de la familia Tsume y Shiro Kyotei, perro León!!!”
Akodo Miike llega tarde para detener la muerte del líder de su clan, pero consigue retener al asesino hasta que Akodo Gintaku interviene para darle muerte.

- Akodo Miike está malherido, y Kakita Amiko le lleva a ser curado. También le ofrece un Gi (chaqueta) que pertenece a Kakita Saburashi, para reponer sus ropas rotas (Y Akodo Miike descubre los sentimientos de Amiko por su maestro, al ver la forma en que ella huele las ropas antes de entregarlas). Es una chaqueta azul de la más fina seda, y aunque lleva el mon de la grulla, le promete que será cambiada por el mon del Leon ahora que ha superado su Gempukku, y se ha ganado el derecho a llevarlo.

- Tras las investigaciones, los hombres más influyentes se han reunido en un consejo que encabeza Doji Sarutomo (para descontento de Miya Shikan) ayudado por su madre, la matrona de la familia Doji (que parece una hábil política, y es capaz de “controlar” las decisiones de su hijo).

- Vuelan las acusaciones por parte de Akodo Gintaku, que exige una reparación a los Grulla, pero al final se descubre que aunque el traicionero ronin era un descendiente de la extinta familia Tsume (de origen Doji), llegó al torneo apadrinado por el daimyo de la familia Seizuka (una familia vasalla de los Akodo). Avergonzado, Akodo Gintaku promete el Sepukku del líder de esa familia a un Matsu Nimoro que parece aguantar estoicamente (pese a sus escasos trece años de edad), y que acaba de convertirse en el campeón del clan León. Sus nuevas responsabilidades le obligan a abandonar la competición (a fin de cuentas ya ha conseguido pasar su Gempukku). Miike omite mencionar que su compañero de clan Matsu Chigitsu es de origen ronin, para evitar más problemas al clan león.

- A la mañana siguiente continúa el torneo. Aquellos que han logrado pasar el Gempukku, se enfrentan por parejas en duelos de Iaijustsu para decidir al mejor de entre ellos, que será elegido campeón topacio. En una ajustadísima final, Akodo Miike logra derrotar a la bella Kakita Amiko, que se ve obligada a detener su hoja apenas a un centímetro del cuello de Miike una vez se ve tocada por el bo-ken del hábil León… la multitud estalla en murmullos, pues aunque terriblemente ajustado el resultado ha sido una sorpresa para todos (Amiko era la clara favorita, y su maestro Saburashi parece claramente impresionado por la habilidad del Akodo).

- La joven grulla se inclina ante su contrincante con elegancia, y reconoce ante todos la superioridad del vencedor (aunque el propio Miike revive el duelo en su mente, y sabe que apenas una fracción de segundo más tarde la muchacha habría acertado en su cuello con su espada de madera, y de haber sido un duelo real es muy probable que ambos hubieran muerto…)

- Miike ve entre la multitud al “viejo campesino” con quien se tropezó antes de llegar a la aldea (Megumi) qué le da la enhorabuena, y le recuerda a conversación que tuvieron antes de comenzar el campeonato. Miike le regala el silbato Gaijin que le compró, y el viejo le corresponde con su bufanda (una exquisita pieza de seda azul) antes de transformarse en ave y desaparecer volando entre una bandada de grullas.

- Tras la ceremonia final y después de intercambiar unas breves palabras, impresionado por el honor y el bushido del vencedor, Kakita Saburashi invita a Akodo Miike a estudiar bajo su tutela en el más prestigioso dojo de duelistas de Rokugan.


e95b7167d170b38e4f46c74011e0aed6.jpg
Cae la tarde en una de las terrazas del Dojo. Los últimos rayos del ocaso bañan delicadamente la onírica escena, pero sólo dos figuras contemplan la belleza del momento.
La dama Amiko ha invitado a Miike a una ceremonia del té, y este, emocionado con la elegancia de los movimientos, espera hasta que ha concluido para romper el largo silencio y contarle la historia del extraño anciano en el camino, y cómo predijo su victoria. Le enseña la espada que le regaló (la joven le confirma que se trata de la fortuna Megumi) y se miran un rato en silencio. Él le regala la bufanda que el anciano le entregó, y ella le corresponde con un delicado abanico que siempre lleva prendido al obi…
Crane_Lady_0.jpg

View

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.