The Fall of the Sapphire Throne

Part 2 - Treacherous Terrain

Las noticias que le esperaban en el castillo Akodo le habían tomado completamente por sorpresa. La carta que le había entregado el mensajero Unicornio era breve, pero el efecto que había tenido sobre él no se había hecho esperar. Maeda Oroko le informaba de que acababa a ser padre, y que pese a las presiones recibidas no le ha revelado a nadie su nombre.

Akodo Miike se apresuró a pensar en un plan para ir a visitar a la samurái-ko y a su hijo sin desvelar que él era el padre. Pensó que podría a visitar a algunos de los participantes del torneo topacio, con motivo del inminente aniversario desde la ceremonia de Gempukku. Decidió empezar por el Fénix, Isawa Tsutakito le debía un favor, pues había salvado su vida durante la gran cacería, y seguro que podría ayudarle a cruzar las tierras Dragón para llegar hasta las del Unicornio.

Cuando pidió permiso para viajar al norte, Akodo Gintaku le encargó una misión, había un par de Fénix, magistrados de Jade que pedían escolta de vuelta a sus tierras. Debía encontrarse con ellos en la aldea del Héroe Reinstaurado. Matsu Chigitsu se ofreció a acompañarle.
Gates_of_the_Second_City.jpg


Una vez llegan allí, encontrarles resulta fácil. El templo al deber, dedicado al héroe Ikoma Teidei es el lugar más probable, y allí los encuentran, discutiendo sobre cómo proceder. Tras las presentaciones queda claro que son tío (Asako Kato) y sobrina (Asako Ryoko), y que tienen una información importante que debe llegar al Campeón de Jade. Han descubierto la existencia de un culto de Portavoces de Sangre (Bloodspeakers) en las montañas, entre las tierras del León y la Grulla, pero el inquisidor veterano debe atender a una urgente llamada en la ciudad de la Rana Rica, y teme por la vida de su sobrina, que es la encargada de entregar los informes. Asako Kato prepara papeles de viaje para todos, y se ponen en marcha al día siguiente.

Apenas salen de la aldea (Mura Sano Eiyu ni Suru), un peculiar monje se les une. Su nombre es Hitomi Fuguki, y porta un extraño tatuaje del pez globo que le permite leer mentes (y que le ha llevado a una situación de trastorno permanente). El monje insiste en que su destino es el mismo, y cuanto más se acercan a la ciudad de Oiku (siguiente parada), más se convencen de su locura.

La ciudad de Oiku alberga una de las fortificaciones León más importantes del norte de su provincia, pero con sus papeles de viaje en regla no tienen problema para visitarla. Al acercarse a la ciudad empieza una fuerte lluvia, así que deciden buscar cobijo rápido.
Una vez resguardados en una posada, conocen a un refinado Grulla que se presenta como Kakita Umasu. Un joven apuesto que les deja claro lo contrariado que está por haberse empapado. Les dice que va hacia el norte (a un festival en las tierras Dragón), pues es un maestro del arreglo floral (Ikebana). Acceden a compartir con él la parte del camino que tienen en común. Pero antes de retirarse a dormir, aparece en escena un hombre que ya había estado presente en la posada de la aldea del Héroe Reinstaurado: Tonbo Ukiya, un shugenja Dragón.

El empapado samurái comienza una torpe declaración de amor hacia Ryoko, quien parece abochornada y enfurecida. Una vez echan al pretendiente, Matsu Chigitsu le sigue, para ver como al poco abandona la ciudad en su poni. La escena fue seguida con mucho interés por los comerciantes y otros viajeros de la posada.

La siguiente jornada comienza tranquila, compran ropas para la lluvia y el barro (el apuesto grulla se muestra encantado de no echar a perder sus ricos ropajes), y salen temprano. La carretera hacia el norte está plagada de comerciantes que aprovechan el comienzo de la primavera para reanudar sus operaciones comerciales, detenidas durante el duro invierno, y los cinco viajeros avanzan compartiendo historias por el camino. El Grulla parece un tanto incómodo por las locuras del monje, y decide ignorarlo en la medida de lo posible.
Ya casi está atardeciendo cuando llegan al Puente del Poderío del León. Una enorme construcción que se ha levantado apenas hace una generación, para permitir el paso de las tropas León en su conquista de los territorios del clan de la libélula. Antes de cruzar se encuentran con un recaudador de impuestos y dos guardias Ashigaru (campesinos con lanzas), pero como no son comerciantes no les ponen trabas para pasar.

bc767ca647237da402bfe6a98a9485b6.jpg

Ya están a mitad del puente cuando aparece una repentina niebla, de la cual surge Tonbo Ukiya tratando de secuestrar a la joven Ryoko mediante su magia. Akodo Miike cercena el brazo con el que agarra a la inconsciente joven, pero apenas tiene tiempo de reaccionar: una extraña situación se desarrolla en la caseta del recaudador de impuestos, que junto con los guardias ha muerto a manos de un hechicero oscuro (maho-tsukai) que se hacía pasar por mercader. Antes de que puedan reducirlo, Kakita Umasu se pone a rebuscar entre las ropas de la inconsciente Fénix tratando de robar el informe que porta para su señor. Mientras Akodo Miike lo impide, el monje empieza a aullar de dolor, y Matsu Chigitsu es atacado por la magia oscura del mercader.

Kakita Umasu revela que no es un hombre, al verse superado por Miike y saltar del puente hacia el rio, dejando atrás sus lujosas ropas de Grulla. Matsu Chigitsu se retuerce de agonía, pues un demonio le ha robado el nombre y trata de entrar en este mundo a través de su cuerpo…

El malvado hechicero (de nombre Toru) trata de usar su oscura magia contra Akodo Miike, pero aunque está alimentado por una magia que le otorga una fuerza siniestra, sus poderes comienzan a abandonarle y finalmente es reducido. Más tarde confiesa ser el único superviviente del culto de Portavoces de Sangre que eliminó Asako Kato hace unas semanas, y ahora trataba de vengarse matando a su sobrina ayudado por un kansen (espíritu malvado). Los papeles que porta y la historia que cuenta coinciden, es un mercader al servicio de la familia Yasuki, vasallos de la Grulla al sur de sus tierras (en la frontera Grulla-Cangrejo). Matsu Chigitsu lo ejecuta, está enfurecido porque el demonio que ha invocado trata de poseerle, y es consciente de que ha arruinado su vida como samurái para siempre.

Bloodspeaker_by_JasonEngle.jpg

Sin embargo, algo siniestro sale del interior del hechicero al morir, reanimando los cadáveres de los soldados muertos, y un nuevo combate se hace inevitable. Aunque los “retornados” parecen inmunes al dolor, al final son cortados en pedazos por Miike y un afectado Chigitsu. Queman todo resto de corrupción y siguen adelante, tratando de llevar al amputado shugenja Dragón a un pueblo antes de que sucumba a las heridas.

Ya es bien entrada la noche cuando llegan a la aldea de Toi Koku, explican lo sucedido con el shugenja Dragón a las autoridades locales, y gracias a la persuasión de la joven Ryoko evitan otro conflicto (los samuráis locales eran miembros del extinto clan de la Libélula, y no miran con buenos ojos a Akodo Miike ni al monje), mientras, Matsu Chigitsu se esconde en el bosque cercano para pasar la noche, pues es consciente que su mutado aspecto podría ponerles en un apuro. Hitomi Fuguki bebe sake, y su trastorno se agudiza, pero finalmente Miike logra calmarlo antes de que la situación explote.

Tan pronto como recupera la consciencia, el avergonzado Dragón pide cometer sepukku para limpiar su honor. Miike le hace esperar, y tan pronto como al día siguiente llega un magistrado local y todo es dispuesto, el Akodo le decapita para evitarle mayor sufrimiento (pues realizar sepukku con una sola mano le resulta bastante difícil).

Abandonan Toi Koku y continuan su viaje durante casi una docena de días más sin nuevos incidentes, hasta que finalmente llegan a la fortaleza del Roble Pálido. De nuevo Matsu Chigitsu decide esperar escondido en los bosques, y tiene que huir y esconderse de las tropas de los inquisidores cuando Akodo Miike relata al secretario del Campeón de Jade los terribles hechos que les han sucedido durante el viaje.

Finalmente, descubren la forma de detener la transformación demoniaca de Matsu Chigitsu: el Té de Pétalos de Jade que fabrican los Monjes del Loto de Jade. A Hitomi Fuguki tendrán que borrarle el tatuaje para devolverle la cordura. Gracias a la ayuda de Isawa Tsutakito y su venerable maestro descubren los remedios y reciben una pequeña muestra.

Thunder_Dragon_Bay.jpg

Usando pasadizos secretos desvelados por sus nuevos aliados logran escapar de la ciudad de los inquisidores en un barco de contrabandistas. Más tarde recogen a Matsu Chigitsu en una cala a las afueras de una aldea pesquera al sur de la ciudad donde el deformado Chigitsu habla a solas con Isawa Tsutakito y le hace una confesión: está maldito y solo le queda una opción, abandonar su nombre y su vida como samurái, cubriendo para siempre su demoniaco rostro con una máscara. Cumplirá la deuda de vida que tiene con Akodo Miike y le serviría como Yojimbo con un nuevo nombre: Noburo.
Pese a sus “diferencias” en el pasado, el Fénix ha perdonado al violento León, que le pide un último favor: que devuelva su espada a su familia, y les comunique su muerte para que puedan olvidarle para siempre.


Un barco se aleja hacia el sur en la noche. Sobre la cubierta, las figuras de Noburo y Miike se recortan contra el horizonte oscuro, apenas unos rayos de luna les iluminan mientras el barco surca las olas rumbo al Monasterio de Loto de Jade.
Pasan los minutos y permanecen en silencio mientras el Akodo saca las muestras del Té de Pétalos de Jade y corteza del Roble Blanco y comienza una ceremonia del té muy especial. Es la primera de muchas si quieren evitar que Noburo se termine de transformar en una criatura sombría…
NoahBradley_Kalanis-Landing.jpg

Comments

Sylune

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.